viernes, 16 de febrero de 2018

Operar plantas de tratamiento, exige el Observatorio del Agua


Debe haber una eficaz regulación de los residuos para evitar que compuestos tóxicos vayan a los cuerpos de agua en región sur

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

El mal estado del agua disponible en la región Lagunas y en las zonas montañosas al sur de Jalisco, ha llevado a exigir al Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua en que se aborde de forma integral la solución de la calidad y disponibilidad del líquido.

Eso conforma uno de los tres bloques de recomendaciones emitidos formalmente el pasado 14 de febrero por el cuerpo colegiado, que recuerda que sus planteamientos son de carácter vinculante, y afecta a autoridades de las regiones Lagunas, Sur y Sureste.

Recomiendan “que se operen las plantas de tratamiento construidas en los municipios y que cumplan con las especificaciones de las normas oficiales. Que los municipios cumplan con una bitácora del control del agua en calidad, así como sus niveles de cloración. Que se proyecten y se construyan las plantas faltantes en cada municipio y que sean diseñadas de acuerdo a la caracterización del agua a tratar. Que se evite descargar los drenajes sobre los cuerpos de agua; lagos, presas, ríos o inyección a mantos subterráneos”.

Además, “que se controle el cambio de uso de suelo para procesos agrícolas intensivos [viveros y huertas] y que generen la tala de bosques, selvas caducifolias y destrucción de suelos. Así como el alto impacto sobre los acuíferos de la región. Que se controle el uso de agroquímicos [abonos químicos e insecticidas] altamente tóxicos. Que la autorización de fraccionamientos en las zonas serranas [Sierra del Tigre, Sierra de Tapalpa, Mazamitla) entre otras, cumplan con todas las normatividades federales, estatales y municipales para evitar el impacto al ciclo del agua. Que se cumplan los acuerdos internacionales de los Sitios Ramsar”.

El grupo de recomendaciones tiene un amplio espectro de autoridades receptoras: Secretaría de Medio Ambiente, Comisión Estatal del Agua, Secretaría de Salud. Y en el ámbito federal, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Comisión Nacional Forestal, la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Agricultura (aunque formalmente no las obliga).

Y a los presidentes municipales en funciones, de Zacoalco de Torres, Atoyac, Teocuitatlán de Corona, Amacueca, Techaluta, Tapalpa, Atemajac de Brizuela, San Gabriel, Villa Corona, Chiquilistlán, Sayula, Gómez Farías, Zapotlán el Grande, Zapotiltic, Tuxpan, Tamazula de Gordiano, Santa María del Oro, Mazamitla, Valle de Juárez, La Manzanilla de la Paz, Concepción de Buenos Aires, Tizapán y Quitupan.

La base del trabajo fue el levantamiento de 1,647 encuestas por la Diócesis de Ciudad Guzmán a través de las Vicarías de la región y el propio Observatorio “para determinar el estado que guardan en el tema de cantidad, calidad e infraestructura en el tema del agua […] los resultados de estas encuestas muestran que existen históricamente omisiones en la caracterización –con estudios físico-químico-bacteriológicos- en los sistemas de abastecimiento de agua a las poblaciones; así como su tratamiento y cloración –cuando así lo requiera- en la mayoría de los municipios”.

La información obtenida revela que “más de 80 por ciento de las plantas de tratamiento de agua no operan, que los sistemas de drenaje no terminan en plantas de tratamiento, ya que son vertidos sobre arroyos, ríos, valles agrícolas o lagunas. Rastros de matanza e industrias no tienen plantas tratadoras”, entre otros problemas.

DKGM



jueves, 15 de febrero de 2018

Predomina el cáncer entre los saltenses


Investigadora destaca que la información evidencia la salud precaria en el municipio.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

El cáncer es la enfermedad más recurrente de la zona baja del municipio de El Salto y su vecino Juanacatlán, que reciben aguas contaminadas del área metropolitana de Guadalajara, de acuerdo a un levantamiento de opinión y análisis de información oficial y académica sobre salud pública, que revisó la investigadora Lizette Santana Belmont profesora de la Facultad de Economía de la UNAM y postdoctorante en CIESAS Occidente en 2016.

“La recopilación de información documental, junto con una miniencuesta de percepción sobre salud ambiental [226 encuestados] aplicada en los centros de salud de la cabecera municipal de El Salto y Juanacatlán, durante junio de 2016, muestra que el cáncer de algún tipo es la enfermedad con mayor frecuencia para los encuestados [18 por ciento], seguido por las enfermedades infecciosas o parasitarias [13 por ciento], gastrointestinales [10 por ciento] y del sistema respiratorio [9 por ciento]. Las enfermedades renales fueron mencionadas en menor, pero considerable medida [8 por ciento] así como las cefaleas, nauseas y/o vómitos [7 por ciento]”, señala en su artículo denominado “Factores ligados al problema de salud ambiental en El Salto y Juanacatlán”.

Los registros de la Secretaria de Salud de Jalisco “en lo correspondiente al municipio de El Salto, muestran cifras relevantes de mortalidad ligada a casos de enfermedades respiratorias crónicas como la enfermedad obstructiva crónica [epoc], tumores malignos y enfermedades isquémicas del corazón, especialmente a partir de 2004 hasta la fecha”.

Esto “indica que existe evidencia para vincular los casos con la situación de degradación ambiental y contaminación del río. No obstante, los niños y las mujeres embarazadas, al igual que los adultos mayores, son más vulnerables a los efectos de la contaminación ambiental. Esta condición es debida a las diferencias en la exposición y a su inmadurez fisiológica, incluso a su metabolismo que en general es más acelerado. Diversos estudios de salud ambiental demuestran que los fetos y los niños pequeños son más vulnerables a las partículas finas en suspensión, hidrocarburos aromáticos policíclicos, compuestos orgánicos volátiles, humo de tabaco, metales y ozono”.

También “existe la preocupación por el estudio de los efectos de la exposición a contaminantes ambientales durante la gestación, tanto en el ambiente interior como en el exterior y hay datos que demuestran que este tipo de contaminación está asociada con el riesgo de mortalidad intrauterina, la prematurez, así como con la talla baja y peso, al nacimiento y en el desarrollo postnatal”, añade.

Y si bien, la autoridad sanitaria en Jalisco ha negado una incidencia superior al promedio metropolitano de enfermedades derivadas de exposición ambiental, la académica menciona investigaciones que lo contradicen.

“En el estudio realizado por Laura Myuki (2012) se pueden observar resultados contundentes respecto de los efectos de la contaminación del agua del río Santiago en mujeres embarazadas que vivían en un radio de < 500m del río respecto a los niveles de Arsénico en cabello. Los resultados relevantes de su estudio muestran que en las mujeres con concentraciones de arsénico en cabello mayores al valor de referencia, solo 23.1 por ciento de los partos alcanzaron la edad gestacional mínima para la inducción del parto o cesárea. De ellas, 30.8 por ciento de sus nacimientos tuvieron resultados sub-óptimos, pues se presentaron partos prematuros.

También se observó que sus hijos nacieron una semana antes que los bebés de las madres con concentraciones menores o iguales al valor de referencia; en cuanto a las características de los recién nacidos, los hijos de las madres con concentraciones de As en cabello mayores al valor de referencia, registraron en promedio un déficit de 362 gramos en peso y 0.91 centímetros en talla al nacer, respecto a los neonatos de madres con concentraciones menores o iguales al valor de referencia”.

También alude a la investigación difundida en MILENIO JALISCO el 12 de septiembre de 2016, de un equipo de investigadores de la UdeG (“Metales pesados, los asesinos silenciosos en el río Santiago”). Los parámetros obtenidos “demuestran riesgo estadísticamente muy superior al normal para las personas en tres de siete tipos de daño a células denominadas: micronúcleo, nbud, binucleada, núcleo picnótico, cariorrexis, cariolisis y cromatina condensada. Las anomalías están vinculadas con la concentración de metales tóxicos, presentes en el agua, fuera de los límites permitidos, capaces de inducir daño celular por diferentes mecanismos de acción”.

El artículo completo en http://ichan.ciesas.edu.mx/puntos-de-encuentro/factores-ligados-al-problema-de-salud-ambiental-en-el-salto-y-juanacatlan/.

GPE

Impedir urbanizaciones que dañan acuífero, pide Observatorio


Observatorio del agua hace recomendaciones vinculantes para que se detenga urbanización en zonas delicadas de la ciudad.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

El Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua en Jalisco ha decidido intervenir en el mal manejo territorial en el área metropolitana de Guadalajara (AMG), y recomendó ayer a cinco presidentes municipales, al gobernador del estado y a los magistrados del Tribunal Administrativo (TAE), que se detengan las autorizaciones para urbanizar en zonas de recarga y de flujo hídrico, en aras de proteger al acuífero metropolitano y reducir los problemas de inundaciones que eso trae consigo.

Las recomendaciones ponen en tela de juicio los cambios a los planes parciales en Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tlajomulco y Tonalá, bajo la premisa de la redensificación, pues no han sido generados con un claro fundamento de las condiciones de cuenca, como ha ocurrido en el pasado.

En la sesión del organismo, realizada ayer en el Congreso del estado, el texto destaca el “impacto hidrológico que se está generando al AMG por el cambio del uso del suelo así como por la modificación de los planes parciales en donde con o sin autorización se ha incrementado la construcción vertical con torres departamentales o administrativas que impactan en la cantidad de agua por las altas densidades poblacionales, así como el impacto a los acuíferos y corrientes subterráneas”.

Esto significa aplicar criterios de área de protección hidrológica municipal, las cuales, dice el artículo 53 de La Ley Estatal de Equilibrio Ecológico y de la Protección al Ambiente, “son aquellas destinadas a la preservación de ríos, manantiales, humedales y aguas subterráneas, a través de la protección de cuencas, áreas boscosas, llanuras y todas aquellas áreas que tengan impacto en las fuentes de producción y/o abastecimiento de agua, ubicadas en el territorio de un municipio”.

En específico, se recomienda “que se prohíba o se suspenda la construcción, sobre mantos y corrientes subterráneas o superficiales -continuas o torrenciales- ya sean torres u obras públicas que impacten el sistema hídrico”.

Y alude en especial al río Atemajac, “conformado por las micro cuencas El Aguacero, El Chocolate, La Tinaja, La Campana y Los Colomos entre otras”, acuíferos que “están siendo impactados en una forma grave ya que las construcciones verticales o torres en sus desplantes llegan hasta los cuerpos de agua que en la mayoría de las ocasiones estos volúmenes son vertidos a los drenajes y en otros casos se encofran las estructuras, generando un cambio en la dinámica de las corrientes subterráneas, las cuales se encuentran a diferentes profundidades, desde uno hasta quince metros”.

Colonias como Colomos Providencia, Altamira, Atlas Colomos, Colinas de San Javier, Prados Providencia, Italia Providencia, Chapultepec Country, entre otras muchas “están resintiendo los daños causados por obras como el paso a desnivel de la glorieta Colón o las construcciones de torres departamentales o administrativas y no solo en esta zona de la ciudad”, añade.

La recomendación también plantea establecer un sistema de monitoreo permanente y en tiempo real del ciclo del agua a nivel metropolitano y regional.

Esto incluye “el reconocimiento, delimitación, mapeo y declaratoria de cuencas hidrológicas, cauces y áreas de infiltración”; montar y operar “un sistema de medición de volúmenes y calidades de los caudales de los cauces en las diferentes cuencas hidrológicas del AMG”; montar y operar “un sistema de estaciones meteorológicas para la medición de la cantidad y calidad de las precipitaciones pluviales en tiempo real”, así como “un sistema de monitoreo de acuíferos en sus niveles y calidad del agua”.

Pide que “los planes de desarrollo urbano y planes parciales se sustenten en datos técnicos y estudios del ciclo del agua que permitan garantizar la disponibilidad en cantidad y calidad del agua de forma sustentable y sin afectar regiones y/o comunidades distantes”.

Que “por norma se requiera a las edificaciones verticales para su autorización estudios geohidrológicos que comprendan un periodo de un año, a fin de conocer a mayor detalle el comportamiento de los niveles freáticos en un periodo de tiempo más amplio”.

También, “prohibir las cimentaciones que afecten y desvíen los mantos freáticos”, y que “se propongan límites de desarrollo y densificación de los centros de población en función de la disponibilidad de la cantidad y calidad del agua”.

EXTENSIONISMO AMBIENTAL

Los extensionistas, asesores técnicos con alta competencia profesional que asesoraban a comunidades campesinas e indígenas hasta los años 80, y que fueron suprimidos con la emergencia del estado neoliberal en los años 80, son una necesidad para alcanzar el manejo sostenible del agua.

“Se recomienda al gobierno de Jalisco el diseño y la implementación de un Programa Estatal de Extensionismo Ambiental, cuyo objetivo sea la gestión ambiental como herramienta de asesoría y asistencia en materia de protección ambiental y reconversión productiva para acercarnos al desarrollo sustentable y a la mitigación y/o adaptación al cambio climático. Programa con una composición técnico-científica, que ampare diversas líneas de conocimiento y que bajo una estrategia de integralidad promuevan una mejor respuesta social hacia la administración pública y de ésta hacia el beneficio de la población y recursos ambientales. Éste sería un paso firme socio-gubernamental con seriedad, hacia la sustentabilidad”, señala el observatorio.

GPE

miércoles, 14 de febrero de 2018

Exigen declaratoria de emergencia sanitaria


Los colectivos de defensa de El Salto señalan que una declaratoria del ejecutivo federal atraería recursos para reforzar el tema de salud en la zona.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

Los colectivos de defensa de la salud ambiental de la zona de El Salto y en la cuenca del río Santiago, solicitaron al secretario federal de Salud, José Narro Robles, que sea declarada la demarcación como "zona de emergencia sanitaria", ante la evidencia de que decenas de miles de personas viven sometidas a mala calidad del aire y del agua.

En el aniversario diez de la muerte del niño Miguel Ángel López Rocha, los voceros de los inconformes, Manuel Villagómez Rodríguez y Raúl Muñoz, demandaron que se tomen acciones de fondo para rescatar la calidad de vida, pues a su juicio, no hay elementos contundentes en todo el tiempo que ha pasado desde entonces para acreditarlo, aunque la macrorrecomendación 1/2009 de la Comisión Estatal de Derechos Humanos marcaba ayer en el sitio web avances sustanciales en el cumplimiento por parte de 17 actores públicos.

Aseguraron que desde el fallecimiento del menor, han fallecido en la zona 863 personas, entre un total de 3,285 que arrastran problemas de salud, con 768 afectados por insuficiencia renal y 226 por cáncer.

"Es muy importante la intervención de la secretaría a su cargo para atender este problema, pues ya se cumplen diez años de la muerte del niño López Rocha y pareciera que la autoridad simplemente busca ignorar el problema", señaló Villagómez Rodríguez.

Por su parte, Raúl Muñoz destacó que la declaratoria no perjudica a Jalisco porque le da más recursos para construir hospitales y centros de salud, para reubicar personas y para realizar la infraestructura sanitaria indispensable que pueda cambiar la vida de las personas de la demarcación.

El texto de la macrorrecomendación no señala la posibilidad de una declaratoria de esa naturaleza entre las opciones de manejo de la crisis socioambiental. Pero en cambio, recuerda la resolución del Tribunal Latinoamericano del Agua, "con motivo de la audiencia pública celebrada en nuestra ciudad el 10 de octubre de 2007, por el caso 'Deterioro y Contaminación del Río Santiago. Municipios de El Salto y Juanacatlán, Estado de Jalisco, República Mexicana', sometido por asociaciones civiles de Jalisco en oposición a la Semarnat, Organismo de Cuenca Lerma-Santiago-Pacífico y Secretaria de Salud".

El tribunal proponía "responsabilizar a las autoridades, en los tres niveles de gobierno, por el alarmante deterioro del río Santiago y la cuenca a la cual pertenece, y por las repercusiones sobre las condiciones de vida y la salud de las poblaciones de El Salto y Juanacatlán. Exhortar al diálogo y la cooperación entre las autoridades y los demandantes; instar a las autoridades y a los demandantes a que acuerden los términos para lograr una posible declaratoria de emergencia sanitaria en la zona de Juanacatlán y El Salto".

Además, "que las autoridades, en sus tres niveles de gobierno, ordenen la elaboración de un estudio epidemiológico e interdisciplinario, independiente y participativo, para determinar y analizar los daños específicos a la salud de los habitantes de El Salto y Juanacatlán, a raíz de la contaminación del Río Santiago. Que en los Consejos de la Cuenca Lerma-Chapala-Santiago-Pacífico se discuta la problemática de degradación del río Santiago, y se relacionen con los problemas de salud pública de las poblaciones de El Salto y Juanacatlán, con la participación activa de los denunciantes, los municipios y sus pobladores; que se respeten los plazos para el saneamiento de las descargas de los municipios de la zona metropolitana de Guadalajara ya establecidos por la Comisión Nacional del Agua; que los mecanismos de monitoreo implementados por las autoridades se hagan públicos y participativos; que las secretarías de Salud de la Federación y del Estado de Jalisco implementen medidas inmediatas para la atención médica especializada, y de calidad, a las personas que ya padecen enfermedades entre los habitantes de Juanacatlán y El Salto".

Implicaría "que se ejecute un monitoreo constante en los principales corredores industriales de la Cuenca Lerma-Chapala-Santiago-Pacífico, garantizando el acceso de la población interesada a la información generada de ese proceso".

Parte de estos aspectos fueron retomados en la macrorrecomendación. Pero pese a los avances, los vecinos y los activistas no ven un cambio de fondo en el tema.

---------------------------------------------------------------

Claves

Lo que dice la Ley General de Salud

Artículo  181. En caso de epidemia de carácter grave, peligro de invasión de enfermedades transmisibles, situaciones de emergencia o catástrofe que afecten al país, la Secretaría de Salud dictará inmediatamente las medidas indispensables para prevenir y combatir los daños a la salud, a reserva de que tales medidas sean después sancionadas por el Presidente de la República

Artículo 182. En caso de emergencia causada por deterioro súbito del ambiente que ponga en peligro inminente a la población, la Secretaría de Salud adoptará las medidas de prevención y control indispensables para la protección de la salud sin perjuicio de la intervención que corresponda al Consejo de Salubridad General y a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología [hoy Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales].

Artículo 183. En los casos a que se refieren los artículos anteriores, el Ejecutivo Federal podrá declarar, mediante decreto, la región o regiones amenazadas que quedan sujetas, durante el tiempo necesario, a la acción extraordinaria en materia de salubridad general.

Fuente: http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/legis/lgs/LEY_GENERAL_DE_SALUD.pdf

SRN

martes, 13 de febrero de 2018

La Azucena, la historia que se detuvo hace diez años


La contaminación y los malos olores lastran, igual que en 2008, la calidad de vida de este fraccionamiento del municipio de El Salto.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

Maribel Pérez no sabe a ciencia cierta quién fue el niño Miguel Ángel López Rocha ni qué lo mató, pero odia los hedores de espanto que emergen de las pozas de agua entre negra y verde estancadas a escasos diez metros de la puerta de su casa, la nube de mosquitos de los atardeceres, la repentina irrupción de alacranes en épocas de calor, la urgencia cotidiana de utilizar insecticidas para mantener a raya a tan pequeños y tenaces enemigos.

Es moradora de La Azucena. Tiene tres hijos pequeños. Tiende la ropa en la cochera donde ningún auto se estaciona. Su precaria casa tiene mosquiteros en cualquier recoveco por donde se pueda colar la luz. Solamente usa los mediodías para socializar con los vecinos, pues el hedor que emerge al caer el sol derrota cualquier aspiración comunitaria. Alguna vez se llevó a sus chamacos a bordear el fraccionamiento, a pie, pero no le salió ningún amor de la vista. "Por lo menos de este lado no hay vagos, es muy tranquilo. Si no fuera por el olor, yo estaría contenta, porque esta casa la estamos pagando, va a ser de nosotros, pues". Algo así como 230 pesos semanales les descuenta el Infonavit. Antes habitaba en la cabecera de El Salto. "Sólo había pestilencia cuando abrían las compuertas de la presa, acá es casi todos los días", repone con resignación.

Diez años después, pocas cosas han cambiado en este asentamiento que fue popular por las peores razones posibles: las calles están fracturadas y llenas de pozos, muchas fincas y espacios públicos se encuentran vandalizados, los autobuses pululan llevando al pobrerío a todos los rincones, la basura reina en las esquinas, entre las casas, en los lotes baldíos y en la frontera alguna vez salvaje de un río que desciende poderoso a menos de un kilómetro, por una gran cascada maloliente. Es la huella indeleble de lo civilizado, versión Jalisco.

Las aguas negras omnipresentes en realidad son derivadas de una zona más amplia. La cabecera municipal está prácticamente al otro lado, hacia el norte, si se sigue la línea del río, y se pasa por fraccionamientos como Las Lilas (que sigue en crecimiento), El Pedregal y La Haciendita, quienes disputan el democrático privilegio de aspirar del mismo ambiente

"No sé cómo van a vender esos departamentos", interviene su vecina Lupita, una mujer de mayor edad que apenas hace un año vivía en Guadalajara, y que se vino a la casa de al lado a cuidar de un pariente octagenario, que solo observa y deambula apoyado en su bastón, tan apacible y silencioso, que pareciera no percibir los males de su entorno, salvo los perritos nerviosos que corren de un lado a otro, y que hay que impedir también que anden vagando, porque así agarraron garrapatas el año pasado, agrega la mujer de canas incipientes.

Son escasos los metros que separan a La Azucena de Las Lilas; una pequeña barrera de terrenos altos llenos de breña y basura. Del otro lado, se afanan trabajadores de la construcción en terminar el último módulo de departamentos, ya muy cerca del borde del arroyo, mientras atrás, otros módulos que se empiezan a habitar lucen espléndidamente blancos y macizos, igual que cuando estas casas de La Azucena eran nuevas y llegaron sus ocupantes. Muchos ya se fueron.

"Cada vez hay más casas solas, porque nadie quiere vivir en un entorno así de rudo", refiere el activista ambiental de El Salto, Raúl Muñoz Delgadillo. "El vandalismo se ha posesionado de muchas viviendas, y se puede ver en el estado de las calles, de los parques, de los camellones [...] las calles del fondo son las más devastadas, se está deteriorando, han robado casas, hasta los ladrillos; es una zona donde sólo viven personas que ya no tienen a dónde irse; como es la parte más baja se inundan con las aguas negras de la misma colonia, ni siquiera requieren que se desborde el canal de El Ahogado, incluso sale por los escusados", añade.

El daño a la salud ocasiona una considerable cauda de enfermos renales o de cáncer, pero es parte de un debate que no se termina, entre la Secretaría de Salud, que niega que la incidencia sea superior a otros puntos de la metrópolis, y los activistas y académicos; estos segundos están parcialmente documentando con metodología científica factores crecientes de riesgo para ciertas enfermedades. "Una de las compañeras en el comité falleció con insuficiencia crónica renal, muy joven. Yo digo que ese fraccionamiento nunca debió existir, pero siguen capturando incautos, y se venden casas en secciones pegadas a la carretera, pues nadie advierte de lo que están comprando. Las instituciones se han vuelto omisas o cómplices de este tipo de proyectos", advierte el activista.

El 26 de enero de 2008, el niño Miguel Ángel, de apenas ocho años, jugaba en las orillas del arroyo cuando cayó al agua. En la lucha por salir, aspiró ese líquido con coctel de gérmenes y elementos tóxicos. Fue internado en el Hospital General de Occidente donde se aferró 18 días a existir. Su deceso se registró el 13 de febrero siguiente. Posteriormente, el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses dio a conocer el examen forense: se había detectado prevalencia de arsénico en el cuerpo del menor, "un elemento semimetálico sólido, de color gris metálico, que forma compuestos venenosos; se usa principalmente en la fabricación de vidrio para eliminar el color verde causado por las impurezas y en la fabricación de gases venenosos", dice la wikipedia.

Eso dio pie a otro debate: cómo llegó ese metaloide a su cuerpo. Evidentemente, el conducto más probable es la misma agua, pero la fuente pudo ser de las cercanas fábricas, de los fraccionamientos contiguos, o del mismo río. Está demostrado que el acuífero del que mana el arroyo del Ahogado (valle de Toluquilla) es rico en arsénico. SIAPA tiene una planta potabilizadora de última generación en la cuenca, pues depurar arsénico natural de esos pozos del subsuelo cuadruplica el costo del agua que proviene del lago de Chapala. Pero en todo caso, el consenso es que el niño nunca debió caer en aguas de esa calidad. Diez años después, parece que la historia no se quiere cerrar.

La mezcladora de cemento trabaja este mediodía previo al aniversario infausto, casi a la orilla de Las Lilas. El cascarón en obra negra algún día próximo alojará familias en busca del sueño de la casa propia. A 30 metros, una pipa de la Comisión Nacional del Agua hace un desazolve del canal.

"Todos los años lo hacemos para evitar las inundaciones, el año pasado no tuvimos problemas", asegura un bombero municipal mientras la sonda penetra la zona del pavimento y el motor de extracción hace su rugido sordo y monótono. El tianguis bulle de vida al centro de la colonia entre las calles polvorientas. La calle Ciprés todavía aloja a la familia del chamaco que hoy andaría arribando a la edad de votar; su padre biológico murió, presuntamente de mal renal, y los consanguíneos se han comprometido al silencio, tras recibir una indemnización del gobierno de Aristóteles Sandoval Díaz.

Entre rumores se va la tarde, mientras asciende la pesadez del odioso hedor al que Maribel no se quiere acostumbrar.

-------------------------------------------------------------

Claves

Una muerte que hizo ruido

La lucha ambiental y por la salud pública en Jalisco tiene en el niño Miguel Ángel López Rocha a uno de sus iconos más importantes

La muerte del menor detonó un movimiento social de alta relevancia, pero además, la más ambiciosa recomendación de la historia de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, y la creación de un pionero Polígono de Alta Fragilidad Ambiental para la zona de El Ahogado

El gobierno de Jalisco echó a andar en 2012 una planta de tratamiento con tecnología de punta, El Ahogado; el problema es que no recibe todas las aguas de la cuenca, por falta de colectores, y que no trata desechos tóxicos de la industria

El caso de El Salto es uno de los expedientes más observados por organismos internacionales como la ONU y el Tribunal Latinoamericano del Agua

En noviembre de 2016, la organización ecologista Greenpeace, apoyada en diversas asociaciones locales de la zona de El Salto, y un grupo de científicos que aportó su conocimiento, presentó un estudio de la calidad del agua en la cuenca de El Ahogado, entre la descarga de la planta de tratamiento de alta tecnología que opera desde 2012 y la desembocadura hacia el río Santiago, donde viven decenas de miles de habitantes.

El análisis demuestra que el problema de residuos de las grandes ciudades es muy complejo y no se puede resolver simplemente con tratamiento de aguas negras y con el control de metales emitidos por actividades fabriles.

Greenpeace México "acudió en enero de 2016 a la zona y tomó una serie de muestras de aguas residuales provenientes de la planta, una, de aguas tratadas que salen del desagüe [muestra que se identifica como MX16003] junto con dos muestras de sedimentos asociados; una de las cuales [MX16006] fue recogida debajo de la tubería de descarga y la otra [MX16007] en la corriente de El Ahogado"; aparte, "tomó muestras de un cárcamo ubicado en El Ahogado [MX16001 y MX16004] a unos 300 metros de la planta y a unos 653 metros del tubo de descarga". El análisis se hizo en los laboratorios de investigación de Greenpeace de la Escuela de Biociencias de la Universidad de Exeter en Reino Unido, señala el informe.

Tras el análisis "se identificó una amplia gama de sustancias químicas orgánicas y metales pesados, lo que exhibe los pobres resultados que ofrecen soluciones paliativas como las plantas de tratamiento en lugar de atacar el problema de fondo: la descarga de sustancias tóxicas en el agua".

En cada sitio de muestra se encontraron 30 compuestos aislados en el agua y 225 en el sedimento de los sitios de colecta MX16001 MX16004; 101 en el agua del sitio MX16003; 178 en el sedimento de MX16006 y en el sedimento de MX16007, 147 compuestos.

La presencia "de ciertas sustancias químicas hace evidente que exista una preocupación para el medio ambiente y para la salud humana ya que estas escapan del tratamiento de la planta El Ahogado y por su naturaleza son altamente tóxicas. La exposición a altas concentraciones de estas sustancias tiene impactos en la vida acuática y en el ser humano, muchas de las sustancias tóxicas halladas son cancerígenas, pueden causar disrupciones hormonales, daños y malformaciones en los fetos y en los sistemas reproductivos femeninos y masculinos".

Las muestras de agua extraídas del afluente del cárcamo y sedimentos del río El Ahogado (MX16001y MX16004) "exhiben la presencia de sustancias tóxicas para la vida acuática y la salud de las personas (cloroformo, ftalatos, 1,4 diclorobenceno, nonifenol, PFC). No queda claro cuál es la fuente exacta de los contaminantes encontrados en el río y sus sedimentos y si estos se dirigen hacia la planta de tratamiento El Ahogado".

El informe completo, a detalle, se encuentra en http://www.greenpeace.org/mexico/es/Footer/Descargas/reports/Toxicos/Alto-a-la-catastrofe-ecologica-del-rio-Santiago/.

SRN

Piden a Salud declare "emergencia ambiental" en El Salto


Colectivos señalan que a diez años del fallecimiento del niño López Rocha, las cosas no cambian.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

Los colectivos de defensa de la salud ambiental de la zona de El Salto y la cuenca del río Santiago, solicitaron al secretario federal de Salud, José Narro Robles, que sea declarada zona de emergencia sanitaria la demarcación, en la que decenas de miles de personas viven sometidas a mala calidad del aire y del agua, en el aniversario diez de la muerte del niño Miguel Ángel López Rocha.

En conferencia de prensa, los voceros de los inconformes, Manuel Villagómez Rodríguez y Raúl Muñoz, demandaron que por fin se tomen acciones de fondo para rescatar la calidad de vida de las personas, pues a su juicio no hay elementos contundentes que puedan referir a una mejor calidad de vida.

Aseguraron que desde el fallecimiento del menor, han fallecido en la zona 863 personas, entre un total de 3,285, con 768 afectados por insuficiencia renal y 226 por cáncer.

"Es muy importante la intervención de la secretaría a su cargo para atender este problema, pues ya se cumplen diez años de la muerte del niño López Rocha y pareciera que la autoridad simplemente busca ignorar el problema", señaló Villagómez Rodríguez.

Por su parte, Raúl Muñoz destacó que la declaratoria no perjudica a Jalisco porque le da más recursos para construir hospitales y centros de salud, para reubicar personas y para realizar la infraestructura sanitaria indispensable que pueda cambiar la vida de las personas de la demarcación.

GPE

Manifestación masiva contra privatización de playa en San Pancho


Mil vecinos tomaron las calles del poblado de Riviera Nayarit contra desarrollo Punta Paraíso.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

El encono entre los pobladores de San Francisco, Nayarit, y los desarrolladores de Punta Paraíso, Carlos Lemus y Francis Bast, llegó ayer a las calles, de un modo que no conoce la historia de este asentamiento enclavado a la orilla del océano Pacífico, y fundado por los ingenieros del presidente Luis Echeverría en los años setenta del siglo pasado: casi mil personas se manifestaron contra lo que estiman es un despojo de la playa pública.

La población de San Pancho, “se ha organizado para manifestar pública, abierta y pacíficamente su repudio total al despojo de al menos 1200 metros cuadrados de playa, consecuencia directa del avance del proyecto”, advirtieron los organizadores de la protesta.

Los manifestantes solicitaron “la intervención de las autoridades federales de oficinas centrales de la Semarnat, específicamente de la Dirección de Zonas Federales Marítimo Terrestres y Ambientes Costeros quienes, de manera poco escrupulosa, aprobaron que el predio donde se desplanta el referido proyecto avance al menos 15 metros sobre la playa pública argumentando que la playa ha crecido y se pueden generar Terrenos Ganados al Mar, una figura legal que permite que las zonas federales sean privatizadas aun en detrimento del bien común”.

La obra, de acuerdo a los datos de los quejosos, “pretende construir cuarenta y cuatro condominios frente a la playa, y fue aprobada mediante una Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) por la Semarnat Nayarit”; los vecinos señalan que en el resolutivo hay “serias irregularidades, como negar que la zona haya recibido anidación de tortugas marinas en los últimos cinco años, lo cual es totalmente falso”.

Por si fuera poco, “la MIA fue elaborada por el despacho del actual Director de Desarrollo Urbano Municipal y firmada por la esposa del mismo se considera que no existen las condiciones para garantizar que esas figuras de autoridad no tenga serios conflictos de intereses”.

Los manifestantes quienes clausuran la obra “de forma ciudadana y pacífica”, y exigieron a las autoridades que intervengan y “detengan el controversial proyecto hasta que no se rectifique el despojo que San Pancho ha sufrido en su playa pública y la misma sea devuelta al pueblo en su totalidad”.

Si no se da marcha atrás, “cerca del 30 por ciento de la playa se podría perder de manera irremediable poniendo en riesgo la integridad de todos sus habitantes al disminuir la duna costera y modificar sus dinámicas naturales, como se ha hecho en otros destinos como Barra de Navidad, Jalisco, donde las edificaciones sobre la duna han acabado con la playa”.

Una de las modalidades con la que pretenden enfrentar el problema es que el gobierno estatal nayarita “solicite la zona federal marítimo terrestre, de la playa de San Pancho en destino, esto, con el fin de garantizar la protección de la zona de playa y su uso público a perpetuidad, fundamental en un destino de sol y playa”, destacaron los quejosos en un comunicado de prensa.

En una semana se espera la visita del presidente Enrique Peña Nieto a Nayarit. Los moradores de San Pancho esperan abordarlo o al menos hacer visibles sus demandas, en lo que estiman es un caso de “tráfico de influencias” de los desarrolladores.

GPE