viernes, 17 de marzo de 2017

Dos ejidos costeros más suspenden consulta de ANP



Se complica la gestión de la reserva que sustenta a Puerto Vallarta; más amparos pueden ocasionar más suspensiones en siguientes días.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

Crecen las complicaciones para que el proyecto de área natural protegida Sierra de El Cuale, el más ambicioso que se haya presentado en el marco de la legislación estatal, con casi 111 mil hectáreas de superficie, llegue a buen puerto.

Por lo pronto, se sumaron dos ejidos más a la impugnación del proyecto; los núcleos agrarios de San Andrés, en Talpa de Allende, y de Zapotán, en Mascota, que tienen casi nueve mil ha de tierras en el interior del polígono a proteger, lograron obtener "suspensión de plano" para evitar que el procedimiento de consulta, indispensable para dar legalidad al área de protección hidrológica, se pueda consumar en esas superficies. Si esto se suma a la superficie que ya había logrado separar del proceso el ejido El Cuale, se trata de casi 29 mil ha restadas al proyecto, al menos de manera temporal, lo que totaliza en unas 82 mil ha la superficie del polígono que no cuenta con impugnación.

"Con fundamento en el artículo 126, párrafo tercero, de la Ley de Amparo, y en razón de que los actos reclamados en sede constitucional pueden tener por efecto, la privación total o parcial, en forma temporal o definitiva de la propiedad, posesión o disfrute de los derechos agrarios del ejido quejoso, además de que conforme a la jurisprudencia que enseguida se cita, se prueba la legitimación activa del ejido, procede conceder la suspensión de oficio y se decreta de plano en este auto de admisión; para el efecto de que las cosas se mantengan en el estado en que se encuentran y, por ende, no se prive total o parcialmente, en forma temporal o definitiva, de la propiedad, posesión o disfrute de los derechos agrarios [...] respecto de las tierras de su propiedad", señala casi exactamente igual las sendas resoluciones judiciales, también de forma muy similar a la que en su momento se concedió a El Cuale.

Las resoluciones tienen como origen los juzgados de distrito número siete y dos. El primero ve el amparo de San Andrés y ha sido registrado con el expediente 791/2017-VII. El segundo ve el amparo de Zapotán con el expediente 801/2017. El tercer expediente fue el primero en tiempo: 628/2017-IV, en el mismo juzgado séptimo, promovido por El Cuale, cuya suspensión fue conformada por el Sexto Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Tercer Circuito, de esta ciudad, que consideró que el recurso de queja 86/2017 promovido por el gobierno del estado no estaba debidamente fundado.

De acuerdo a información extraoficial obtenida por MILENIO JALISCO, en el caso de San Andrés, el gobierno ya interpuso queja en términos similares a la impugnación fallida contra la protección invocada por El Cuale. También ha trascendido que otros ejidos se han sumado con acciones judiciales similares, por lo cual, habría otras resoluciones presumiblemente adversas –el enfoque jurídico es similar- a la acción gubernamental para proteger la zona.

Uno de los problemas serios a los que se enfrenta la tentativa de Jalisco es que si tuvieran los amparos un "efecto dominó", marginar la tierra ejidal puede ser muy costoso para el proyecto, pues según el propio estudio que sustenta el proyecto, la tenencia ejidal rebasa 70 por ciento de la superficie del polígono a proteger.

La protección de la Sierra del Cuale beneficia primordialmente a uno de los tres centros turísticos más importantes del país, por número de turistas y generación de divisas: Puerto Vallarta-Bahía de Banderas.