sábado, 2 de diciembre de 2017

Ciudades sustentables, un camino cuesta arriba



El Área Metropolitana de Guadalajara, como la mayor parte de las ciudades de México y AL, no cumple con diez parámetros básicos de sostenibilidad.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

La plataforma de conocimiento sobre ciudades sustentables, del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), aplicada al área metropolitana de Guadalajara, demostraría que la segunda ciudad del país por número de habitantes no pasa la prueba de los diez indicadores base de la sostenibilidad:

15 por ciento de sus moradores reciben un suministro de agua potable precario e intermitente (fuente: INEGI) mientras el acuífero metropolitano está sobreexplotado y contaminado; durante 68 por ciento de los días del año sus habitantes respiran aire que rebasa el límite normado de partículas suspendidas menores a diez micras (PM10) y bióxido de nitrógeno por encima de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (FUENTE: Semadet); el descontrol sobre el territorio ha hecho que la ciudad se disperse: 130 por ciento más territorio que en 1990 y solo 65 por ciento más población (fuente: Imeplan); la calidad de sus edificaciones es irregular, los reglamentos de obra apenas prevén fenómenos como sismos, deslizamientos o hundimientos (Fuente: Facultad de Geografía de la UdeG).

statal del Agua); su consumo de energía depende en más de 90 por ciento de la red nacional y es poco eficiente (fuente: CFE); en el enorme crecimiento urbano de 27 años la ciudad no ha crecido en grandes parques y tienen menos de 3 m² de área verde por habitante (fuente: Semadet); su movilidad es una de las más complejas del país por la alta tasa de motorización, un auto por cada 2.5 habitantes (fuente: Sepaf), la mala infraestructura de rodamiento y las grandes distancias a recorrer, dado que está lejos de ser una ciudad compacta y su orientación es en torno a un solo centro metropolitano, que sostiene la mayor parte del empleo, aunque está parcialmente deshabitado (fuente: Imeplan); su sistema de basura no es integral, depende de sitios de disposición que no cumplen normas y se dejan de recoger hasta 400 toneladas de unas 4 toneladas mil diarias.

Este es un ejercicio libre con base en los indicadores, pero el tema de las ciudades sostenibles fue abordado en el Segundo Encuentro Nacional de Respuestas al Cambio Climático, que organizó el INECC esta semana en la Ciudad de México.

"Las ciudades funcionan como los motores económicos de los países y son una gran oportunidad para realizar acciones para enfrentar el cambio climático", apuntó el coordinador general de Crecimiento Verde del INECC, Miguel Breceda. El enfoque de sustentabilidad no es la meta sino la ruta para que las urbes se reinventen y se conviertan en exitosas en lo económico y lo social. Aura Rodríguez Villamil, subdirectora de Economía Industrial y de la Energía del INECC, compartió los avances en la creación de la "Plataforma de conocimiento sobre ciudades sustentables. Respuesta al cambio climático desde las ciudades", la cual arrancó planeación en 2016 y tiene cubiertas cuatro de las cinco fases previas a su lanzamiento vía web.

"Esta plataforma está planeada para brindar información y asesoría a tomadores de decisión y la sociedad en general al identificar las diez dimensiones básicas (agua, aire, uso de suelo, edificaciones, industria, energía, movilidad, habitabilidad, bienes y servicios ambientales y manejo de residuos sólidos) que permiten evaluar el nivel de sustentabilidad de las ciudades en México", precisó.

Otra mesa de debate fue sobre el crecimiento urbano eficiente. "La construcción de una ciudad sustentable parte de la reflexión individual, la sostenibilidad no es un problema de información, es un problema de conciencia", dijo Sergio Efrén Martínez Rivera, de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Parte de la clave es alcanzar el financiamiento para la sustentabilidad. José Cruz, de la Sociedad Hipotecaria Federal, señaló que el sector vivienda es el responsable del 15 por ciento del consumo energético y el tres por ciento de las emisiones nacionales. Es decir, en buena medida, el problema y la solución, como en otros casos, empieza por casa. Y los tapatíos tiene una tarea ardua en ese sentido.

SRN

No hay comentarios: