sábado, 4 de marzo de 2017

Otros ejidos, “interesados” en sumarse a amparo vs ANP



El camino legal del ejido El Cuale se basa en la adecuada conservación histórica de sus bosques; incluso tienen en proceso un ANP voluntaria de 8 mil ha.

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

La decisión del ejido El Cuale, de Talpa de Allende, de permanecer al margen del área de protección hidrológica estatal Sierra del Cuale, se debe a que no ven "ganancia real" sino por el contrario, "sobrerregulación", y la empresa forestal del núcleo agrario va sobre su cuarto ciclo de corta y ha demostrado que maneja y conserva bien sus bosques sin necesidad de apoyo burocrático, aseguró ayer el responsable técnico de la comunidad, Gonzalo Curiel Alcaraz.

"Es por todos sabido que los presupuestos son muy escasos para hacer la conservación de una superficie tan grande [111 mil hectáreas, polígono total propuesto por el gobierno del estado]; entonces, la protección de los recursos naturales la ha estado haciendo el ejido a través de los años y tenemos bosque muy bien conservado como el mismo estudio de la Semadet [Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial] lo señala; el ejido tiene en proceso su área natural protegida voluntaria, de más de ocho mil hectáreas; por acuerdo de asamblea se aprobaron estudios para establecerla conforme con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente; estamos en fase de integrar ese expediente y solicitar el certificado a la Semarnat [secretaría ambiental federal]", explicó en entrevista telefónica con MILENIO JALISCO, en el marco de una reunión en esa comunidad de la montaña, cerca de Puerto Vallarta.

"Nosotros sí queremos proteger el área, como la hemos venido conservando; no hemos tenido incendios en más de diez años, ha habido algunos conatos de incendios pero son de predios vecinos, atajados en territorio del ejido", señaló como prueba de una buena gestión ambiental.

De hecho, la obtención de la suspensión ha motivado el interés de ejidos vecinos, aseguró; han pedido información y consultarán con sus asambleas la eventualidad de sumarse a la demanda de garantías de El Cuale, como sucedió en el conflicto en el Nevado de Colima, donde el ejido Huescalapa inició litigio contra área protegida estatal y se le sumó la comunidad de Los Mazos (MILENIO JALISCO, 6 de octubre de 2012).

- ¿Entonces ustedes que no ganan nada con tener un ANP?
- Así es, la conservación ya se está dando; una declaratoria como ANP creemos que sobrerregula, porque el tema de bosques ya está regulado por otras leyes; como lo establece el artículo 59 de la Ley Estatal del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, los permisos y autorizaciones, deben estar apegados a la normatividad estatal y federal, y en lo que establezca la misma declaratoria, entonces sí hay una sobrerregulación.

- ¿No se supone al renunciar a la ANP ustedes se automarginan de la posibilidad de que el emporio turístico de Puerto Vallarta les pague los servicios ambientales?
- Si quiere pagar por los servicios ambientales como complejo turístico, como dijo la secretaria Magdalena Ruiz Mejía, pues que nos instalen en la mesa económica [...] si se puede aprovechar negocios donde demandan por servicios ambientales, y pagan por estos, ¿de qué se trata? de negocio, creo que por ahí debe de andar el asunto, porque en la propuesta del ANP no se habla de eso, solamente se dice que es un área que provee de servicios ambientales.

El Cuale ha recibido en la última década pago de servicios ambientales por parte de la Comisión Nacional Forestal (Conafor); "gracias a ello hemos podido integrar mejores prácticas para conservar la biodiversidad; ahorita tenemos alrededor de 8 mil hectáreas, pero nos han estado pagando por alrededor de 5,200 ha; el ejido es parte de Enaipro (Estrategia Nacional de Incremento de la Producción Sustentable], donde no sólo se vela por producir más, sino por proteger el ambiente y los servicios ambientales".

-------------------------------------------------------------------

Claves

Una región de alta diversidad

La Sierra de Cuale ya tiene, de forma declarativa, instrumentos de protección importantes, como ser una región terrestre prioritaria, de importancia para conservación de aves, y colindante de una región marina prioritaria, todas, del catálogo de la Comisión Nacional para Uso y Conocimiento de la Biodiversidad (Conabio)

De forma paralela a esta reserva propuesta por el gobierno del estado, de más de 111 mil ha, existe un proyecto de protección con base en el modelo de Paisaje Biocultural francés, en el área contigua; existe además el área de protección hidrológica del río Ameca, en fase de reestructuración, y es zona de atención temprana del programa REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación más el componente social), de la ONU

Se estima que su diversidad de plantas y animales podría ser mayor que la de la Sierra de Manantlán, que cumple 30 años de protección este mes de marzo.

SRN