sábado, 24 de septiembre de 2016

Gobierno federal, el gran ausente en Huajimic



Colonos y wixaritari acuerdan hacer frente común para exigir a la Sedatu que active el Cosomer, ante el riesgo de que la violencia se desborde.Fotografía cortesía de Abraham Pérez / Mexfoto

Agustín del Castillo / Guadalajara. MILENIO JALISCO. 

El alud humano se precipitó desde los parteaguas de la Sierra de Los Pajaritos alrededor de las 10 de la mañana del jueves 22 de septiembre: unos 500 aborígenes huicholes, herederos de los viejos señores de las montañas, se hundían como quieta marea en el valle de Huajimic, en busca de obtener su justicia histórica. Los expectantes propietarios, que les sucedieron en el dominio de estas tierras, lo observaban preocupados, como signo ominoso.

Fue el comienzo de la acción restitutoria más temida por los ganaderos: apenas 184 hectáreas propiedad de doña Enriqueta Montoya, fueron entregadas por el Tribunal Unitario Agrario 56, de Tepic, a los aborígenes, pero que es la primera de 47 restituciones posibles. Todo sin fuerza pública, pues tanto el gobierno estatal de Nayarit como el federal, ignoraron la petición del magistrado de ser respaldado para prevenir acciones de violencia.

“No intervendremos con Cosomer [Conflictos Sociales en Medio Rural] a menos que haya sangre o violencia”, dijo a los abogados de los huicholes, Rubén Ávila Tena, el subsecretario de Desarrollo Agrario de la Sedatu, Gustavo Cárdenas Monroy. Las comunidades han insistido desde que se instauraron los juicios, en que se resarzan los derechos de sus oponentes, en busca de garantizar la paz social. Lo cierto es que el proceso de restitución de la finca al patrimonio de la comunidad indígena de San Sebastián Teponahuaxtlán (Wuaut+a) como resultado del juicio agrario 769/2012, culminó unas cinco horas después.

Los ganaderos afectados, que temen un efecto dominó en la emisión de sentencias favorables a sus vecinos, presenciaban con creciente impaciencia el acto que encabezaban los actuarios del tribunal, Nereida Ceja y Enrique Ramírez. Entre la burocracia de Sedatu y el desinterés de los afectados, motivado por la postura del gobierno de Nayarit de “no permitir” los “despojos”, han pasado cuatro años. El gobierno federal se mantiene al margen. Ha comenzado la etapa más riesgosa, sin un cobijo institucional que permita conciliarla.

Los ganaderos arguyen el derecho que les da una posesión de décadas, la existencia de escrituras y de decretos de ejidos emitidos por los gobiernos locales y el federal, y su capacidad de trabajo. Los wixaritari se cobijan en el derecho agrario mexicano, que hace imprescriptible, inalienable e inembargable el patrimonio comunal, y el principio básico de que “el primero en tiempo es primero en derecho”. Todavía esperan la restitución de 16 mil ha, diez mil ha de ellas en Huajimic.

La audiencia se completó tras cinco horas; se geoposicionó el terreno y se hizo un recuento del ganado. Los wixaritari se quedaron a la custodia. Avisaron que durante los siguientes meses, la totalidad de los 3,600 miembros de la comunidad cumplirán responsabilidad de vigilancia para evitar se perturbe la posesión. Los ganaderos comenzaron a retirarse, y tras ellos, los funcionarios del tribunal, los reporteros y los defensores de los huicholes.

La sorpresa los esperaba unos cuatro kilómetros abajo, rumbo al poblado. En un cruce de caminos, y había camionetas apostadas para impedir el paso. El vehículo con los funcionarios fue detenido y se quiso bajar a sus ocupantes; luego llegó el primer grupo de periodistas y reinó la confusión. Familias completas de Huajimic estaban presentes. Querían mostrar su irritación por la ejecución de la sentencia, que ven como injusticia histórica. Allí se quedarían todos, entre las 4.45 y las 9.50 PM. Patrullas estatales y de La Yesca estaban unos metros atrás, pero los gendarmes sólo miraban.

El accidentado diálogo llegó a acuerdos: este domingo se reunirán en Puente de Camotlán una comisión comunal y una de los ganaderos, para juntos, presionar al gobierno federal para que se evite que corra la sangre. “De otro modo, es imposible continuar las ejecuciones”, aseguraba Ávila Tena. El plantón se levantó cerca de las diez de la noche. Pero dos días después, las tensiones permanecen.

---------------------------------------

Indígenas privados de la libertad

La comunidad de Wuaut+a denunció ayer que la postura de los más radicales entre los propietarios de Huajimic llevó a privar de la libertad a un grupo de indígenas que acudió al poblado a adquirir víveres. Señalaron como responsable a la propietaria de un negocio de abarrotes de la delegación,Audelina Villagran. Al cierre de esta edición, se gestionaba por el gobierno de Jalisco la liberación de los afectados.

2 comentarios:

Jeannette del real dijo...

Sr. Agustín del Castillo, he estado leyendo sus publicaciones, pero para hacer una buena nota hay que estar en el lugar donde ocurre el suceso y no solo valerse de comentarios de terceros, usted estuvo ahí el día de la diligencia, pero no se quedo a dar seguimiento en los días posteriores, quiero aclararle específicamente, que no se privo de la libertad a ningún wixárica, como usted lo pone en su nota, donde hasta menciona nombre y apellido del responsable, quiero decirle que eso es una gran irresponsabilidad de su parte, cuando no tiene constancia de lo que esta publicando, después de esto último no me cabe la menor duda hacia donde esta inclinada su balanza, sin embargo le recuerdo que usted es solo un periodista y su deber es informar con veracidad y oportunidad, para su información le diré que no hubo ningún tipo de negociación de parte del gobierno de Jalisco para liberar a los que supuestamente tenían privados de la libertad, por la simple y sencilla razón que no había nadie retenido como usted dice, si quiere ser un periodista de verdad, vaya al lugar de los hechos y tome las notas como de verdad están ocurriendo las cosas, no sea un periodista de quinta o de notas que toma por celular, vaya quédese ahí, vea las dos caras de la moneda y no lance juicios, eso a usted no le corresponde, usted esta informar, pero no invente notas, sea un periodista de verdad.

Agustín del Castillo dijo...

Jeanette, para ser lector hay que saber leer... el pequeño recuadro que me criticas señala claramente que es versión de la comunidad, y además ha sido ratificado por el mismo gobierno de Nayarit. Agradezco que te preocupes que mi información sea de primera mano pero no siempre es posible porque el mundo de sucesos a reportar es inmenso. No creo, a decir verdad, que te preocupe la calidad de mi escrito tanto como el hecho de que tienes intereses personales directos en el asunto, y sería decente que lo reconocieras y no solamente me atacaras porque no escribo lo que te gusta. La realidad es que están bloqueando todos los caminos y ya hizo crisis mayor porque hasta a Guadalupe Ocotán se lo han llevado de corbata. ¿Estoy inventando? El deber de conducirse con veracidad no es solo de los periodistas sino de cualquier ciudadano, de manera que te aplicaría la misma crítica que me haces. Y también vi tu crítica por mi reporte en el canal debido a que dije que hay un racismo subyacente en la postura de muchos de los habitantes de Huajimic. Yo creo que los testimonios que tenemos grabados hablan por sí solos. Pretender que el racismo se justifica porque les están quitando su patrimonio-situación que sí es delicada y merece una atención seria para no generar injusticias- equivale a justificar cualquier modo de violencia, y si existen leyes, es porque éstas son ilegales. Saludos