lunes, 26 de agosto de 2013

Macrolibramiento acabará con ahuehuetes centenarios



Recomienda experto en peritaje ante juez de distrito que el trazo determinado por la SCT se mueva “de uno a dos kilómetros”, si no, los ecosistemas desaparecerán.

Agustín del Castillo / Guadalajara MILENIO JALISCO

La manifestación de impacto ambiental (MIA) que autorizó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en 2004 para las obras del Macrolibramiento de Guadalajara, nunca evaluó los daños que se pueden ocasionar en el corredor de ahuehuetes centenarios que vive en el arroyo de los Sabinos, en Ixtlahuacán de los Membrillos, y que serían de tal significación, que podrían desaparecerlos.
De este modo, hacer el proyecto tal cual está trazado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), con puntos de construcción a sólo 130 metros de la red fluvial, condena a algunos de los seres vivos más antiguos de la región circundante a Guadalajara, señala el perito en impacto y contaminación ambiental del Consejo de la Judicatura Federal del Tercer Circuito, Raúl Snell Castro, designado “perito oficial” en el juicio de amparo 1112/2012, interpuesto por el escultor Jorge de la Peña Beltrán (autor del famoso grupo escultórico “La estampida”) contra la MIA y las obras carreteras.

Un elemento extra que obligaría a la SCT a corregir el trazo es que este arroyo recientemente ha sido designado parte del área estatal de protección hidrológica Cerro Viejo-Chupinaya-Los Sabinos, obligatoria para determinar el uso del territorio (decreto publicado el 18 de mayo de 2013 en el periódico oficial El estado de Jalisco).

Los riesgos obligan a una modificación del trazo de uno y dos kilómetros de longitud, para minimizar las alteraciones de la comunidad ribereña.

El juicio de amparo interpuesto por el artista tiene más de un año, y se lleva ante el Juzgado Primero de Distrito en Materia Administrativa, bajo la asesoría del Instituto de Derecho Ambiental, que presiden Raquel Gutiérrez Nájera y Pedro León Corrales. Si bien se le negó la suspensión de plano -que en contraste, ha sido otorgada a favor de su vecino, el ejido La Capilla, contra la misma obra-, el planteamiento jurídico-ambiental enarbolado por primera vez en la región sentará precedentes que deberán beneficiar los derechos de la sociedad frente a este tipo de proyectos privatizados en términos económicos, subraya León Corrales.



El frente de obras que se abrió hace más de un año en la zona no ha podido avanzar ante la oposición local. Tanto De La Peña como sus vecinos ejidatarios se han unido para defender este remanso natural único.

Snell Castro señala en la zona árboles con más de cien años, pero la perito de la parte quejosa, Aída Alejandra Guerrero de León, señala que los individuos más grandes pueden tener edades de 300 a 600 años de edad. Difícilmente habrá un ser vivo de esa longevidad entre los valles y las montañas que rodean a la capital de Jalisco.

El peritaje oficial fue entregado el pasado 7 de junio de 2013, según la copia que MILENIO JALISCO tiene en su poder. No hay todavía un fallo por parte del juez federal. El perito acredita la salud óptima de los biomas locales.

“En el documento donde se autoriza la MIA del proyecto Libramiento Sur de Guadalajara no se describe el impacto al arroyo Los Sabinos, lo que se considera una omisión importante […]”. Ante la evidencia en mapas de que el trazo va de 130 a 421 metros de la línea del arroyo, “el libramiento […] generaría una barrera al flujo natural del agua” y se inundarían los ranchos y poblados de la zona represada, con pérdidas económicas importantes.

También se dañarán las ricas áreas ribereñas que sirven de refugio de aves migrantes o residentes, que regulan el clima local y que permiten la reproducción y los cotos de caza de animales migrantes, además de una alteración del paisaje tal “que se incrementaría la violencia en la zona” entre los pobladores. Otros efectos: incrementar la presencia de unidades habitacionales humanas que alterarán la zona y generarán más problemas de contaminación al agua y basura, mientras se perderá una zona más con vocación agrícola.

En un escenario drástico a mediano y largo plazo, agrega, “la construcción del libramiento sur de Guadalajara en el trazo actual destruiría el ecosistema ribereño del arroyo de Los Sabinos […] debido a una serie de impactos ambientales que actuarían de manera sinérgica afectando negativamente dicho ecosistema hasta llegar a un grado máximo de deterioro ambiental”.

Ante esto, no hay más camino que “el desplazamiento del trazo establecido [y autorizado por la Semarnat] a una distancia mínima de un kilómetro o ideal de dos kilómetros hacia el este, pudiéndose ubicar el trazo al este del canal de Atequiza para que éste tenga la función de barrera física y delimite una zona de amortiguamiento […] cualquier trazo debe contemplar con carácter de obligatoriedad la inclusión de corredores faunísticos, pasos para los escurrimientos de agua naturales, pasos para los canales de riego y pasos para las poblaciones; pasos para ganado, vehículos particulares y maquinaria agropecuaria”; si se pasa por zonas habitacionales, hacer barreras de árboles para mitigar el ruido generado por miles de autos al día sobre la ruta corta creada a favor de los viajeros terrestres que no necesitan entrar a la ciudad.

Estas medidas de mitigación, insiste el perito, son las que harán posible que el decreto de protección del gobierno de Jalisco, publicado el 18 de mayo, no sea letra muerta.



--------------------------------------------------

Claves

Los Sabinos

- El arroyo Los Sabinos es una corriente que drena de la vertiente Norte de la Sierra El Travesaño y desemboca en el Río Santiago en el municipio Ixtlahuacán de los Membrillos. Pertenece a la Región hidrológica 12 Río Lerma Santiago, subcuenca Río Alto Santiago (valle del Salto-Atequiza). A esta microcuenca pertenece Potrerillos -Los Sabinos, con una superficie de 11, 091.51 km2. Esta microcuenca es una de las más importantes de la zona de Cerro Viejo

- En el ecosistema del arroyo “podemos encontrar una biodiversidad que se compone de bacterias, microorganismos descomponedores, algas, macroinvertebrados, peces, moluscos, larvas de insectos, moluscos, anfibios, aves, culebras y otros reptiles, hasta algunos mamíferos que utilizan estas zonas de alimento, refugio y reproducción”

- Existe “una población de 1,804 árboles representados por 620 ahuehuetes ó sabinos (Taxodium mucronatum Ten.), 883 fresnos (Fraxinus spp.), 261 árboles de sauces (Salix bondplandiana) y 40 árboles de mezquites (Prosopis glandulosa)”

- Se observa “un bosque de galería de ahuehuetes o sabinos los cuales tienen gran importancia ecológica en términos de constituir áreas de belleza escénica, favorecer la estabilización de cauces, formar verdaderos microclimas y fomentar la biodiversidad”

- En la propiedad de Jorge de la Peña “se identificaron diez árboles con un perímetro grande del tronco, estos se distinguen de los demás por su tamaño y estructura, dosel amplio y altura de casi 40 metros. El perímetro que va de los 6 a 14 metros. Esta característica además de el color rojizo de la corteza de sus troncos y la inclinación de algunas de sus ramas nos indican de la longevidad de los árboles, los cuales pueden oscilar entre los 300 y 600 años”

- En la región se han reportado 71 especies frecuentes de aves que habitan la zona del arroyo los Sabinos de las cuales 20 tienen categorías de protección según la NOM-059-SEMARNAT-2010

- Para el grupo de los mamíferos se enlista un total de 23 especies endémicas de México. Estas especies pertenecen al grupo de los murciélagos (Leptonycteris yerbabuene, Leptonycteris nivalis, Artibeus hirsutus, Corynorhinus mexicanus, Myotis carteri y Rhogeessa alleni), ratones, insectívoros, liebres y conejos

Fuente: IDEA, dictamen de la bióloga Aída Alejandra Guerrero de León


---------------------------------------

Área natural protegida

Los Sabinos forman parte del área de protección hidrológica estatal Cerro Viejo- Chupinaya- Los Sabinos, que se extiende por los municipios de Tlajomulco de Zúñiga, Jocotepec, Ixtlahuacán de los Membrillos y Chapala con una superficie de 32,129 hectáreas.

El texto de aprovechamiento y manejo destaca que “la zona cuenta con una gran diversidad de vegetación forestal y regímenes hidrológicos, dentro de los que se encuentran bosques de encino, tropical caducifolio, pastizales, manantiales y arroyos, siendo uno de los más espectaculares el de Los Sabinos, todo lo cual, además de su extraordinaria belleza natural, constituye un refugio para la fauna silvestre que subsiste libremente en la región, entre las que destacan varias especies como el puma (Puma concolor), cacomixtle (Bassariscus astutus) , como el venado cola blanca (Odocoileus virginianus)”.

En el año 2009, “la Asociación para la Protección del Arroyo de los Sabinos, encabezada por Jorge de la Peña, solicita a la entonces Semades incluir este acuífero dentro del polígono del área natural a proteger”, lo que se logró, señala.


No hay comentarios: