jueves, 19 de noviembre de 2009

Se retrasa planta de biogás de Matatlán



Proyecto para evitar emisiones de gases de efecto invernadero; la burocracia y ONU propician incumplir contrato entre Guadalajara y TecMed, señala asesor del municipio


Guadalajara. Agustín del Castillo. PÚBLICO-MILENIO, edición del 18 de nov de 2009

El proyecto de la planta de biogás para generar electricidad en el viejo vertedero metropolitano de basura del camino a Matatlán, en Tonalá, con el que el Ayuntamiento de Guadalajara se colocaría a la cabeza en la región en el marco del Protocolo de Kioto, se ha retrasado al menos un año debido a la burocracia mexicana e internacional, pero se espera que arranque su construcción a partir de los primeros meses de 2010.

Este modelo para convertir en energía el gas metano que producen ocho millones de toneladas enterradas en el vertedero, fue propuesto ante el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente por la empresa Técnicas Medioambientales de México SA (TecMed), asociada con el municipio, como proyecto que cumple con las modalidades del Protocolo de Kioto para recibir beneficios a través de la venta de certificados o bonos carbono, pues se evita que suban a la atmósfera emanaciones de ese elemento, que es 20 tantos más propicio que el carbono para aumentar la opacidad en la atmósfera y acentuar así el proceso de calentamiento global antrópico (es decir, causado por el hombre), señala a Público el biólogo Javier Ochoa Covarrubias, asesor del ayuntamiento en el tema.

Las cosas no han sido fáciles. El contrato entre los socios se firmó el 17 de octubre de 2007, tras diez meses de arduas negociaciones. Mientras el ayuntamiento ponía simplemente el predio con la basura enterrada produciendo metano, así como apoyo en las diversas gestiones, los particulares, subsidiarios de una empresa española, se comprometían a hacer la obra civil para quemar el gas y una planta para convertirlo en electricidad, a hacer una planta para los lixiviados (el “jugo” de la basura) y entregarle a su socio 12 por ciento de lo obtenido vía los bonos o certificados de reducción de emisiones -unos 100 mil dólares en el primer pago- además de compartir las ganancias por la venta de energía para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), según el texto del contrato, que este diario obtuvo vía una solicitud de transparencia.

Pasó sobradamente el año, sin registrarse el cumplimiento en la obtención de licencias y permisos. Hace menos de un mes, la sindicatura municipal comenzó a hacer pesquisas y no encontró ni siquiera el domicilio de la empresa. Sin embargo, el biólogo Ochoa Covarrubias aclara que todo el tiempo, los empresarios han estado en contacto con él, aclaración relevante, pues los plazos legales podrían derivar en la rescisión del contrato sin no hay causa justificada del retraso.

Para el ex director de Ecología, la explicación es simple: la burocracia mezclada con la inexperiencia derivaron en que la realización del proyecto fuera frenada.
La historia, muy apretada, la reseña: “El jurídico [de Guadalajara] se aventó muchos meses en hacer el contrato, de manera que se firmó apenas en octubre de 2007; hubo mucha discusión jurídicamente hablando para alcanzar acuerdos que establecieran con claridad los beneficios del ayuntamiento; entonces, ellos [TecMed] cuando ya tiene eso firmado, empiezan el procedimiento que consiste en elaborar el estudio de línea base para ver cuanto biogás podría haber en base al tonelaje, el resultado es que tenemos siete millones 800 mil toneladas […] luego, se somete a revisión de Naciones Unidas, ante la gente del Protocolo de Kioto, y eso fue apenas en noviembre del año pasado, cuando estuvo en la página de Internet de ONU en consulta pública internacional; en diciembre, Naciones Unidas le entrega el documento a una validadora, tengo entendido que hay sólo diez en el mundo, y si a eso sumamos que están entrando muchos proyectos, pues se hace cuello de botella y los tiempos quedan ampliamente rebasados, algo que no se previó”.

No obstante, Ochoa Covarrubias insiste en el gran beneficio ambiental de “simplemente evitar que ese metano se vaya a la atmósfera”, sin olvidar las oportunidades económicas. Advierte que por eso es importante que este proyecto termine exitosamente. El plazo de la concesión a TecMed, una vez que eche a andar la planta, vence el 31 de diciembre de 2021.

------------

Glosario

Los gases de efecto invernadero son aquellos, producto de emisiones naturales o propiciadas por la actividad humana, que ocasionan la absorción del calor solar debido a que son opacos y reducen la capacidad de rebotar las radiaciones que tiene la atmósfera terrestre. El aumento de la temperatura, a la velocidad del registro humano, puede tener efectos desastrosos en la vida planetaria.

El Protocolo de Kioto fue firmado entre la mayor parte de las naciones del mundo para reducir emisiones a la atmósfera; las desarrolladas se obligan a metas de reducción específicas y las naciones en vías de desarrollo tienen plazos de gracia.

-----------------------------------------

Bonos carbono

Jalisco apuesta a desarrollo limpio

Hoy se realizará en la Expo Guadalajara el encuentro denominado Impulso de Mecanismos de Desarrollo Limpio 2009 Jalisco, en el cual se darán a conocer a los diferentes sectores productivos “el potencial que tienen los proyectos y los diferentes mercados de carbono que existen, así como el mercado de carbono que se está implementando con América del Norte”, informó ayer David Parra Romero, director de Gestión de la Calidad del Aire y Cambio Climático de la Secretaría de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable (Semades).

Los patrocinadores son la propia Semades, la Secretaría de Promoción Económica, con el apoyo del Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología Jalisco.

“Existe una bolsa específica que ofrecen los bonos de carbono, los cuales mediante una metodología se tiene que probar que un proceso por parte de la iniciativa privada o un sumidero de carbono está reduciendo las emisiones en comparación a su actividad normal”. Explicó que Jalisco tiene grandes potenciales para el desarrollo de proyectos, como son la captura de metano en el relleno sanitario Hasar´s, en Zapopan, y la etapa de exploración de pozos en el relleno de Picachos; también se busca la reducción de bióxido de carbono con el sistema Macrobús, del que se estarían recibiendo alrededor de un millón 596 mil euros de incentivos económicos ambientales.

Ello, porque el Macrobús dejará de emitir 120 mil toneladas de CO2 entre los años 2010 y 2013.

El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) “se encuentra definido en el Articulo 12 del Protocolo de Kioto, con el propósito de ayudar a las partes no incluidas en el Anexo I del Protocolo, que en este caso está México a lograr un desarrollo sustentable y contribuir al objetivo último de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, así como ayudar a las partes incluidas en el Anexo I, a dar cumplimiento a sus compromisos cuantificados de limitación y reducción de emisiones de gases efecto invernadero”, abundó.

En el encuentro de hoy se expondrán conferencias y talleres simultáneos para analizar estudios de casos, su proceso y resultados.

El foro está dirigido a los sectores productivos, en particular a las cámaras empresariales; propietarios de sitios de disposición final de basura y desechos, propietarios de granjas porcícolas y avícolas y de zonas forestales.

No hay comentarios: