jueves, 14 de mayo de 2009

El centro tapatío tiene hoy 64 cruceros obstruidos


Se prolongarán un mes más las condiciones favorables a la contaminación por ozono; la velocidad promedio de los vehículos que lo transitan bajo hasta 50%

Guadalajara. Agustín del Castillo. PÚBLICO-MILENIO, EDICIÓN DEL 12 DE MAYO DE 2009

El centro tapatío es territorio sitiado por las obras públicas desde enero de este año. En la actualidad, hay 64 cruceros de su interior en los cuales está restringida o totalmente suprimida la circulación de automotores. Esto ha llevado a reducir la velocidad promedio de los vehículos entre 35 y 50 por ciento, lo que ha aumentado las emisiones de diversos hidrocarburos precursores del ozono, el contaminante líder en los meses de sequía y sol en la región.
No es un dato aislado. Desde el 15 de abril, en que comenzó el periodo de estiaje, la estación de monitoreo enclavada en la demarcación revela que el índice metropolitano de la calidad del aire (imeca) está al alza en este sitio de la metrópoli, por encima de las estaciones de Vallarta u Oblatos, que tradicionalmente eran las problemáticas en los meses secos.
El Centro ya ha tenido cinco contingencias en fase uno por rebasar los 150 puntos imeca hasta por cuatro horas en las cinco jornadas respectivas. Pero el registro oficial es más contundente aún: no ha pasado un solo día del estiaje en que la estación no se eleve por encima de 100 puntos, es decir, con aire de calidad mala para la respiración de los seres vivientes.
“Recordemos que hay una relación lineal entre el número de vehículos circulando y los probables niveles de ozono; sin embargo, si la radiación solar tampoco es importante, no se va a activar el ozono, y entonces la circulación no va a verse reflejada; tiene que haber una conjugación de factores […] es muy claro que ya que regresen a clases será más que evidente que los niveles de ozono se disparen inmediatamente”, advierte la secretaria de Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable, Martha Ruth del Toro Gaytán.
¿Cómo están trabajando ahora un mecanismo más eficiente de alerta? “Tenemos un convenio con el Instituto de Astronomía y Meteorología de la UdeG, en el cual las medidas se dictan en relación con los pronósticos de las condiciones climatológicas que nos señalen; estamos haciendo ahorita un análisis del comportamiento del ozono y veíamos que también las gasolinas han tenido una relación lineal en la baja los niveles de ozono; en 1996 el nivel promedio de O3 era de 221 imeca; imagínese eso ahora, sería totalmente escandaloso”, explica en entrevista con Público. Los imeca promedio del año 2008 en las ocho estaciones de monitoreo no rebasaron 26 puntos. Las gasolinas son mejores pero ya llegó casi a tope la posibilidad de mejorar por esa vía.
El ozono también es indicador de cierto parámetro de riqueza o bonanza económica. “Se ve en los periodos de crisis como en 1994; ha habido una disminución de emisiones porque hay menos vehículos circulando, menos actividad económica”, advierte. Ahora, la crisis en marcha no se ha reflejado.
Y reconoce que hay preocupación de que la obstrucción de la circulación por las obras de remozamiento del centro, y otros trabajos que se hacen en la periferia de la zona, además de los ensayos del macrobús, causen un rebote en los registros de O3, pues se debe sumar como factor decisivo el enorme incumplimiento de la afinación y verificación de vehículos, mayor a 65 por ciento, más los días solares y sin viento.
El pasado viernes 8 de mayo, este diario realizó un recorrido crucero por crucero en todo el primer cuadro citadino. La ruta debió seguirse a pie, pues es imposible en vehículo motorizado, y consumió más de tres horas en una tarde en que se decretó contingencia ambiental.
Los resultados del recorrido se muestran en el gráfico contiguo: 64 cruceros de calles están obstruidos parcial o totalmente, lo cual tiene como efecto una reducción en la velocidad de los automotores que transitan la zona -“si hacían 17 kilómetros por hora en diciembre, ahora hacen entre doce y ocho km”, señala José de Jesús Mejía Mendoza, director general de infraestructura vial de la secretaría del ramo-. El efecto ha sido saturar las grandes avenidas periféricas, como Federalismo, Alcalde-16 de Septiembre, Belisario Domínguez, Juárez e Hidalgo.
“La solución es abrir otra vez calles como López Cotilla o Madero, pero no se ve que se vayan a dar resultados antes de un mes, por la dinámica de las obras”, añade el funcionario.
Así, lo que le espera al centro, conservadoramente, es otro mes de pesadilla.






----------------------------------------------------------






ENTREVISTA






Después de junio, nuevas obras propiciarán contaminantes

Aire poluto, problema
de muchos años


Ayer fueron las obras del macrobús, hoy es el rescate del centro y la ciclovía de Federalismo, mañana serán los nuevos pasos a desnivel de Lázaro Cárdenas, las nuevas rutas de macrobús y la ampliación del periférico. Lo cierto es que la mala movilidad y su infaltable compañera, la contaminación, es para rato en la zona metropolitana de Guadalajara (ZMG), reconoce el director de infraestructura vial de la Secretaría de Vialidad y Transporte, José de Jesús Mejía Mendoza.
“Si se fija, un accidente en un carril en Lázaro Cárdenas nos provoca embotellamientos, y es un solo carril el que está cerrado, pero ahí llegamos a tener hasta 2,220 vehículos por hora; tu bloqueas a 2,200 vehículos y los obligas irse por los otros carriles y allí también bajan la velocidad, suprimes un tercio del espacio sin reducir el número de carros tan sólo con ese problema”, explica.
- Cuando hay contingencias ambientales, que se supone que la Semades les notifica, ¿que se hace, que implica en cuanto a la actuación de la Secretaría de Vialidad?
- Tratamos que evitar que el transporte mediano o pesado pase por las avenidas para que no disminuyan las velocidades; por ejemplo, hay vehículos de publicidad que bajan la velocidad a propósito, se paran de repente en las glorietas, eso nos baja la velocidad porque ellos a propósito van más lentos; ese tipo de vehículos tratamos de sacarlos.
- ¿Todos los agentes viales que están en la zona en el centro tienen claro lo que se debe hacer?
- Sí, cuando les avisan ellos ya saben que hacer.[…] agilizar el tráfico para evitar que haya tapones con vehículos parados, y que nos están generando contaminación.
- Dice el plan de contingencias que en fase uno se deben parar las obras públicas, pero cuando está la calle cerrada, como en el centro, ¿qué sentido tiene parar la obra pública?
- De acuerdo. Tratamos de que no circulen muchos vehículos oficiales. Lo otro es que tratamos que camiones pesados no estén circulando, y ahí si afecta a la obra pública; son camiones de volteo que llevan material, que evitamos que pasen; lo otro es que ese día las pavimentaciones y bacheos se le envía a otras áreas para que no estén en la zona de contingencia.






----------------------------------------------------






Red de monitoreo, ¿gasto inútil?

El Ayuntamiento de Guadalajara, cuyo territorio municipal tiene el privilegio de albergar las ocho estaciones de monitoreo atmosférico del gobierno del estado, no ha considerado prioritario sostener esa red y se ha negado a aportar hasta 800 mil pesos que había comprometido en los últimos dos años para mantenimiento de la estaciones, en contraste con sus homólogos de Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá, que sí han cubierto escrupulosamente su parte.
El hecho ha generado gran irritación en los municipios vecinos, que ven cómo Guadalajara se beneficia con una infraestructura que no le cuesta un peso sostener. “no se vale, nosotros somos conscientes de lo valioso para una ciudad moderna de contar con esas estaciones, mejor que nos la pasen a nuestra zona urbana; tenemos menos presupuesto que ellos, pero sabemos que esto ayuda a resolver problemas”, señala un funcionario tonalteca que pide no ser identificado.

No hay comentarios: